Share
PARA TU MOTO
Wishlist
0

Una vida dedicada a las motos: como Giuseppe Visenzi ha creado el coloso de GIVI

Una+vida+dedicada+a+las+motos%3A+como+Giuseppe+Visenzi+ha+creado+el+coloso+de+GIVI
11
Mar
2020

GIVI es una empresa conocida por muchos, no solo por los apasionados de las dos ruedas, pero son pocos los que conocen su fascinante historia, cómo nació y por qué. O, más bien, de quién nació.
 
Su creador, Giuseppe Visenzi, ha conseguido transformar una pasión en una de las mayores empresas de accesorios para moto, que cuenta con siete filiales repartidas por todo el mundo. El dueño de GIVI recientemente entrevistado por la revista deportiva Slick Magazine, cuenta la increíble historia de su vida y de su empresa.
 
Giuseppe Visenzi empezó su carrera como piloto, presentándose a la gente como «mecánico», en una época en la que era impensable que alguien con pocos medios pudiera vivir únicamente de las carreras. Participó en su primera carrera, una prueba de campeonato italiano en Módena, con una Laverda 75 que le había prestado un amigo. Su segunda moto, una Mondial, llegó después de no pocos sacrificios y, a pesar de sus límites competitivos, le permitió participar en competiciones posteriores. Pero fue su tercera moto, una Ducati, la que le llevó a conseguir las muchas satisfacciones que lo consagraron como campeón del motociclismo.
 
Una noche, de vuelta de una carrera en Piamonte, frustrado por la enésima avería técnica de su Mondial, se detuvo a las 23 horas en casa de un particular para comprar su primera Ducati. Pasó toda esa noche despierto en su taller para ponerla a punto con motivo de la siguiente competición, para la que faltaba una semana. Gracias a esta moto empezó su carrera de ensueño, llena de pasión y competiciones de motociclismo, y fue piloto de nivel internacional durante 11 largos años.
 
En 1969 llega el cambio: durante las pruebas para el Gran Premio en Finlandia, un terrible accidente le provoca una fractura en la pelvis y Visenzi se ve obligado a frenar su carrera de ensueño. Tras un largo periodo de convalecencia, vuelve a las competiciones con el Mundial de 350 en Yugoslavia, pero la dificultad de mantener el peso de la moto le provocó un segundo accidente que lo empujó al fin definitivo de su carrera, quedando en tercer puesto en el campeonato mundial de la clase 350.
 
Así fue como se despidió en 1970, después de una carrera de 11 años como piloto, y abrió la primera tienda en Brescia, una concesionaria de motos que, al cabo de diez años, cuando Visenzi diseña su primer baúl, se transforma en la famosa GIVI que conocemos hoy.
 
La empresa celebró en 2018 su cuarenta aniversario y, a pesar de que siempre ha estado vinculada a su territorio de origen, Visenzi le dio un marcado carácter internacional: pensada desde el principio para actividades de exportación, a día de hoy tiene filiales en todos los continentes, llegando a conquistar primero los Estados Unidos y, después, Sudamérica. Con el nuevo milenio las nuevas inversiones se extendieron también a Asia, incluidas, entre otras, las zonas de Malasia, India y China.
 
Obviamente, la pasión de Visenzi por las carreras de motos nunca fue algo pasajero: por eso, en los últimos años, continúa apoyando a los equipos como patrocinador, apareciendo a día de hoy la marca GIVI en las Honda del Team LCR y en las Ducati oficiales de MotoGP.
 
Durante la entrevista salieron a la luz dos datos importantes, leyendo los ojos de Giuseppe Visenzi: Giuseppe no recuerda ya cuántas carreras ganó o perdió ni todas sus posiciones; los recuerdos que conserva de esos años son otros: Son la nostalgia de los tiempos en que la sana rivalidad en la pista iba acompañada de una gran solidaridad entre pilotos y la pasión tanto por las motos como por la vida y los sueños que estas le permitieron vivir.
 
Explore. Enjoy. with GIVI

<< Volver


torna su